16/06/2023
Nutrición

Qué es Alimentación Evolutiva y su diferencia con la Dieta Paleo y la Comida Real.

Tras la publicación de mis dos libros, numerosas personas me preguntan acerca de qué es exactamente la “alimentación evolutiva” y cuál es la diferencia entre los, ya muy conocidos términos “dieta paleo” y “comida real”. Es cierto que los tres conceptos están relacionados, pero cada uno posee sus propias características y fundamentos.

En este artículo, examinaremos en qué consiste cada uno, con el fin de comprender las diferencias entre ellos y entender por qué me enfoco y promuevo la alimentación evolutiva.

 

¿Por qué uso el término “alimentación” y no “dieta” o “nutrición”?

Primero vamos a ver por qué prefiero hablar de "alimentación" y no de "dieta" o "nutrición" evolutiva, lo cual también suele ser otra pregunta habitual.

El término dieta nunca me gustó demasiado, tiene un sentido muy estructurado, pautado o planificado de la alimentación con reglas y restricciones que guían la elección de alimentos. Ningún animal sobre la tierra (ni el ser humano hasta la edad moderna) necesita seguir o hacer una dieta para estar saludable y sin sobrepeso, simplemente se alimenta con “sus alimentos”, con los que (su genética) ha evolucionado, a los que está adaptado y por lo tanto no le dañan.

Por otro lado, nutrición, es un término relacionado con nutrientes (grasas, proteínas, carbohidratos, vitaminas minerales…) y tampoco me gusta este enfoque reduccionista de aislar y pensar en nutrientes más que en alimentos. Los humanos comemos comida, alimentos, no comemos vitamina B12, magnesio, ácidos grasos monoinsaturados o proteína, comemos un aguacate, una manzana, rúcula o un salmón.

En cambio, alimentación, se refiere más concretamente a eso, al acto de ingerir alimentos, lo que hacemos los humanos para que nuestro organismo pueda desarrollar todas sus funciones óptimamente y poder sobrevivir y transmitir sus genes.

 

Alimentación Evolutiva: "Nada tiene sentido en biología si no es a la luz de la evolución".

La frase no es mía, es de Theodosius Dobzhansky, un genetista y biólogo evolutivo ucraniano, y es el título de un ensayo suyo publicado en 1973. En él, se argumenta que muchos de los fenómenos biológicos, desde la estructura de las moléculas biológicas hasta el comportamiento de los organismos, solo pueden entenderse plenamente cuando se consideran en el contexto de su historia evolutiva y los mecanismos de la evolución. Por ejemplo, la manera en que las especies se adaptan a sus ambientes, la resistencia de bacterias a antibióticos, la diversidad de especies en un ecosistema, y hasta ciertos comportamientos y características en humanos y otros animales, se entienden mejor cuando se considera cómo estos rasgos han sido moldeados por procesos evolutivos a lo largo del tiempo. Es decir, que cualquier intento de estudiar y entender la biología y la fisiología sin considerar la evolución resultará en una comprensión incompleta y que la teoría de la evolución es esencial para interpretar tanto la diversidad de la vida como las adaptaciones de los organismos a sus ambientes.

La alimentación evolutiva adopta una visión expansiva al abrazar la idea de que la evolución humana es un proceso continuo y que nuestra dieta debe adaptarse en consecuencia. No solo se enfoca en los alimentos que nuestros ancestros consumían, sino también en cómo hemos evolucionado para procesar diferentes alimentos a lo largo de la historia.

Por ejemplo, la domesticación de animales y el cultivo de plantas permitieron el desarrollo de alimentos como lácteos, legumbres, tubérculos y granos enteros. En algunas poblaciones, esto llevó a adaptaciones genéticas, como la capacidad de digerir la lactosa en la edad adulta o el aumento del número de copias del gen AMY1 para ayudar a descomponer más eficientemente los carbohidratos. La alimentación evolutiva considera estas adaptaciones y permite la inclusión de lácteos, legumbres y ciertos granos si la persona los tolera bien.

Además, la alimentación evolutiva enfatiza la importancia de entender nuestro propio cuerpo. Esto incluye considerar la genética individual, las sensibilidades alimenticias, el estilo de vida y las preferencias personales. Por lo tanto, no existe una alimentación única para todos; lo que puede ser beneficioso o perjudicial para una persona puede no serlo para otra.

Dicho todo esto, no debemos olvidar que, el pilar central de “mi visión” de la alimentación evolutiva es que: cuanto más tiempo ha “convivido” un alimento con nosotros, más estamos adaptados genéticamente a él, mejor nos sienta, menos nos daña y por lo tanto, menos nos enferma. De ahí que el agua nos sienta mejor que una coca-cola, que una unas cerezas mejor que un bolli-cao, que unos frutos secos mejor que unas galletas, o que un pescado mejor que el pan o que una pizza.

 

Dieta Paleo: Retorno al Pasado.

La dieta paleo se basa en un enfoque más rígido y restrictivo, centrando la alimentación en lo que se cree que nuestros ancestros consumían durante el Paleolítico (caza, pesca y recolección de plantas) y haciendo un corte a partir del neolítico y los alimentos derivados de la agricultura y la ganadería. Se argumenta que, debido a que nuestros ancestros no tenían acceso a granos, legumbres, tubérculos, lácteos y alimentos procesados, estos alimentos no son adecuados para nuestro consumo.

Si bien este enfoque ha ayudado a muchas personas a mejorar su salud, especialmente al reducir el consumo de alimentos procesados, por lo que muy bienvenida sea en ese aspecto, presenta algunos desafíos. Uno de estos desafíos es que la dieta paleo puede ser muy restrictiva, lo que puede dificultar su sostenibilidad a largo plazo para algunas personas. Además, al excluir ciertos grupos de alimentos, reduces el abanico de posibilidades de obtener nutrientes más variados. Si a una persona le gusta el sabor y no le sienta mal tomar un buen lácteo fermentado como el kéfir o yogur, ¿por qué privarse de él y de sus probióticos? ¿o de la fibra de unos garbanzos?

Es importante destacar que la evolución humana no se detuvo en el Paleolítico, y existen adaptaciones posteriores que permiten a muchas personas consumir alimentos como lácteos y legumbres sin problemas.

 

Comida Real: Enfoque en Calidad y Naturalidad.

El movimiento de la "comida real" (real fooding) aboga por un enfoque en la calidad y naturalidad de los alimentos. Esto significa elegir alimentos frescos, sin procesar o mínimamente procesados y evitar aquellos con aditivos artificiales, conservantes y azúcares añadidos.

Es un movimiento que ha hecho mucho bien, ayudando a concienciar a muchas personas de lo dañino que es para ellas el basar su alimentación en productos industriales y ultraprocesados.

La alimentación evolutiva se basa en esta “comida real” dado que, como ya hemos dicho, los alimentos industriales ultraprocesados son nuevos en la historia evolutiva del ser humano (no han existido durante el 99,99% de nuestra evolución) por lo que no estamos adaptados a ellos, no son comida (nuestro organismo no la reconoce como tal) son “productos comestibles”.

La única pega que yo le veo es que, el término “comida real” no me termina de convencer y me gusta más llamarla “comida natural”, por dar lugar a menos confusión. Real también es un producto comestible industrial, ya que “existe”, en cambio, “comida natural” es la que nos proporciona la naturaleza, y no una fábrica que ha sometido a la materia prima original (natural) a múltiples procesos, haciendo del alimento resultante algo que en nada se parece a comida humana.

 

Conclusión.

Después de analizar estos enfoques, encuentro que la alimentación evolutiva es la más prometedora debido a su naturaleza adaptable y consideración de la evolución humana continua. Además de los beneficios que comparte con la dieta paleo, como la promoción de alimentos no procesados, también permite una mayor variedad y flexibilidad.

La inclusión de alimentos que han demostrado ser beneficiosos, incluso si son de origen más reciente que el Paleolítico, resulta en una dieta más diversa y nutritiva. Esta diversidad no solo es más sostenible, sino que también ayuda a cubrir un espectro más amplio de nutrientes esenciales.

A través de un entendimiento más profundo de nuestra historia evolutiva y las necesidades individuales, la alimentación evolutiva presenta un camino equilibrado y sostenible para aquellos que buscan optimizar su salud a través de la nutrición.

avatar
Curro Clavero

Dietista-Nutricionista

Subscríbase a nuestra Newsletter

Si me dejas tu e-mail te mantendré informado/a cada vez que haya alguna novedad con información que podría interesarte (nueva entrada en el blog, etc.). Además recibirás una guía gratuita sobre cómo hacer una buena compra en el Súper

Únase a nuestro canal de Telegram

En nuestro canal de Telegram le mantendremos informado acerca de las actualizaciones de este sitio web. Asimismo recibirá valiosos consejos sobre salud y nutrición.

https://t.me/Canal_Curro_Clavero

Artículos anteriores

Comida natural vs. Comida industrial
Nutrición

20/03/2023