10/09/2023
Nutrición

La mente del "Guerrero". Parte 3 de 3. Un programa de entrenamiento mental.

PASO 5: ELEGIR

Fase de transición. La preparación ha terminado, pero la acción aún no ha comenzado.

 

El riesgo de la zona confort

Por lo general, nos resistimos a exponernos a situaciones incómodas, inseguras o llenas de incertidumbre (fuera de la zona de confort), aunque no aprendamos nada con ello. Una actitud protectora ante la vida no reduce los peligros; en realidad, nos convierte en esclavos del miedo y víctimas de una ansiedad constante. De hecho, obtenemos comodidad y seguridad al ampliar nuestra zona de confort. La fuerza que intenta mantenernos dentro de esa zona proviene del miedo, de un miedo fantasma.

 

¿La elección correcta?

Las decisiones conscientes son oportunidades para recibir lecciones. Las “malas” decisiones te suelen enseñar algo y resultan más valiosas que las “buenas” decisiones. El guerrero renuncia a las calificaciones de “bueno” y “malo”; lo que busca es conocimiento. El guerrero se guía por el “camino del corazón”. Bien y mal responden a una motivación externa basada en el ego. El camino del corazón se inspira en una motivación interna basada en el amor. Amar lo que haces te ayudará a tomar decisiones en cualquier campo y provoca una situación en la que no cabe el arrepentimiento. Puedes obtener el poder, casi mágico, de una implicación total.

 

Comprometido ¿con qué?

¿Qué significa ELEGIR afrontar un reto? Es fundamental escoger una meta adecuada en la que implicarse y saber exactamente cuál es esa meta. Aun así, tu plan no debe ser demasiado rígido, ya que nunca poseemos toda la información y es crucial adaptarse a los imprevistos. Sin embargo, no hay que confundir flexibilidad con vaguedad; debemos tener un plan lo más claro posible para que así podamos comprometernos plenamente. Nuestra forma de pensar ha de ser flexible, pero a la vez firme. La clave está en encontrar esa esquiva combinación de voluntad, fuerza, precisión, motivación y relajación.

Al sentirte confiado frente a lo que tienes delante, la mente consciente puede desconectar y permitir el relevo de los procesos intuitivos; así, la información fluye de tu subconsciente a la acción.

 

Entrando en la zona de riesgo

Nos tenemos que tomar el tiempo para reflexionar, pero cuando llegue el momento de actuar, hay que dejar de pensar y actuar.

Escoger no afrontar ciertos retos forma parte del camino del guerrero, de su sendero de conocimiento y poder. Pero si elegimos enfrentar el desafío, nuestra tarea es dirigir toda nuestra atención hacia él. Solo se puede obtener más poder dando paso a lo desconocido.

 

Intención inflexible

Dirigir nuestra atención hacia una elección debería ser un suceso catártico, de liberación emocional. La atención centrada en la elección que hemos escogido se transforma en una nueva entidad: la intención, que es una fuerza muy poderosa. Una vez que hemos "cruzado la puerta", debemos entrar en un estado mental de "intención inflexible", con un compromiso del 100% y una implicación total. La voluntad de avanzar es feroz e inflexible. Cuando te comprometes plenamente, acontecen cosas poderosas; se producen una serie de eventos que, de otro modo, nunca habrían ocurrido. Sea lo que sea que puedas hacer (o lo que sueñes que puedes), comiénzalo. El atrevimiento lleva dentro genio, poder y magia. ¿Alguna vez os habéis sorprendido a vosotros mismos al conseguir algo que pensabais no era posible? Esta sorpresa se produce cuando la mente consciente trasciende y permite que el subconsciente manifieste algunas de sus fuerzas ocultas.

 El factor clave es el deseo de comprometerse. No sabemos si podemos o no superar el reto, pero sí sabemos que podemos comprometernos con él. Cuando te implicas, centras tu atención en el proceso, no en el resultado.

 

Resumen y objetivos del paso 5 (Elegir). El momento de la verdad.

La típica frase de "lucha o huye" no forma parte del vocabulario del guerrero. Si decides no afrontar un reto, no estás huyendo; te retiras de forma consciente y meditada. Y si escoges afrontar el desafío, no luchas: te comprometes y lo asumes.

La palabra de acción de este quinto paso es: COMPROMISO.

La transición es brusca y definitiva; es un punto de inflexión, el momento de la verdad. Has dejado de prepararte y vas a entrar en acción.

No debemos comenzar antes de estar preparados, pero cuando lo hagamos, ¡a por ello! Sin miedo a nada ni a nadie.

 

PASO 6: ESCUCHAR

Con este paso empieza la tercera fase: la fase de acción. Ya estamos ante el reto que, como ya sabemos, es una intensa oportunidad de aprendizaje, no un obstáculo. Nuestra meta es no distraernos con el deseo de controlar el caos creativo de la situación. Cuando entramos en acción (si es un reto físico), el cuerpo reemplaza a la mente consciente en el papel de actor principal; sin embargo, la mente consciente (pensamientos limitadores, el ego) intentará interferir para no sentirse relegada. Nuestra meta es minimizar esa interferencia, no pensar, sino acallar la mente con técnicas orientadas al cuerpo: respiración regular y enfoque de “ojos blandos” para desconectar la mente consciente del pensamiento.

Te has implicado en la acción con una intención inflexible, pero hay que seguir atento: en un momento u otro puedes descubrirte intentando controlar la situación en vez de confiar en el proceso, y tu intención puede empezar a debilitarse. El ego quiere volver, quiere mostrar la superioridad de sus ideas, las que él cree; su capacidad de dirigir la conversación y las acciones. Si somos inflexibles, estamos a la defensiva en vez de sentirnos curiosos; buscamos la sensación de control, pretendemos escapar de la incomodidad del esfuerzo y no escuchamos. En cambio, al “asesinar” al ego, nos liberamos para permanecer receptivos y escuchar, acabando con nuestras percepciones limitadoras y nuestros viejos hábitos.

ESCUCHAR no se refiere a lo que hacemos con los oídos, sino que es un estado mental de permanecer receptivos, de apertura, prestando atención a nuestro entorno. Nos aporta flexibilidad en vez de rigidez; nuestra cara se relaja, dando lugar a la mirada de “ojos blandos”, sin centrarnos rígidamente en un solo punto, sino con una conciencia periférica amplia y con sensación de concentración en la tarea.

Las expectativas concretas son antagonistas de la actitud de escucha. Con la intención hacia el resultado, desarrollamos expectativas rígidas que arruinan nuestra capacidad espontánea y nuestro compromiso pleno con el esfuerzo y la acción. En cambio, si no nos atamos a ninguna expectativa específica, adoptamos un estado receptivo que nos permite prestar atención, estar concentrados durante el esfuerzo y ESCUCHAR. Tu intención se dirige al presente, no al futuro. Nos lleva a un estado adaptativo que es capaz de bailar al son de los inevitables imprevistos y cambios que van surgiendo. La única expectativa debe ser aprender y confiar en uno mismo.

Una de las expectativas de las que tenemos que liberarnos es respecto a la dificultad misma del reto. La expectativa de dificultad es un estado o una actitud mental, una percepción. Nuestra intención debe ser aflojar la rigidez de esa percepción y mirarlo como algo desafiante que nos da una oportunidad de aprender, de crecer. Este estado mental más abierto es muy poderoso. Si la mente empieza a pensar, podemos dirigir nuestra atención a la respiración.

 

Intuición

La intuición es explícita y crucial; es una fuente de información muy importante que proviene de tu subconsciente y tiende a manifestarse como una sensación muy clara y específica. Al estar fuera de nuestro entramado lógico de ideas, está libre de los pensamientos que nos limitan. Es un valioso punto de entrada hacia lo desconocido, fuera de nuestra zona de confort.

Deberíamos fomentar nuestra receptividad hacia la intuición. Cuando recibamos un pensamiento aparentemente aleatorio, permanezcamos curiosos hacia él y sigámoslo para ver a dónde nos lleva.

Existen métodos que ayudan a mejorar la receptividad hacia la intuición:

-      Observarse: desde la posición de testigo ya comentada.

-      Respirar de forma continuada.

-      Permanecer abierto y curioso.

-      No emitir juicios: centrarse en las opciones y posibilidades en vez de en las valoraciones.

-      Hablar formulando preguntas: y responder desde la intuición.

Lo que percibimos a través de los sentidos (lo que vemos u oímos) depende de nuestro estado mental y del contexto. Nuestra percepción no es la realidad; es creada por nosotros mismos. El guerrero busca una percepción agudizada y educa su mente para que sus percepciones ordinarias se alineen con su amor por la vida y su sed de aprendizaje, evitando que queden inhibidas o contaminadas por las experiencias pasadas y por el miedo (fantasma). La verdad está ahí fuera y está contenida en todo. Hay que buscarla escuchando y prestando atención; es accesible a través de la intuición y de una actitud libre de prejuicios.

 

Tener el control o estar controlando

Tener el control: es una actitud con la que trabajas de forma eficaz y te conduces durante el reto.

Estar controlando: tratas de controlar cosas que no pueden ser controladas. Este comportamiento malgasta energía y atención, y te hace retroceder otra vez dentro de la zona de confort, cuando lo que tenemos es que avanzar en el proceso.

 

Resumen y objetivos del paso 6 (Escuchar).

No debemos luchar contra los hechos; debemos asumirlos. Ahora ya estamos en el proceso de lograr nuestra meta más elevada: aprender. Aceptemos la situación tal como es y confiemos en el proceso.

Mantengamos un pensamiento de posibilidad y conservemos nuestra intención inflexible. No esperamos ningún otro resultado que no sea aprender.

Cuando estás en el caos, fuera de la zona de confort, la mente consciente (el ego) se subleva con frecuencia pues está fuera de su reinado. Si permitimos que intervenga de nuevo en el proceso de reflexión, evocará pensamientos de comodidad y generará argumentos para convencerte de que no puedes seguir. Una actitud de confianza mantiene a la mente consciente apartada del pensamiento. Cuando esos pensamientos surjan, obsérvalos desde una posición de testigo y, cuando aparezcan reflexiones de comodidad, deja que se vayan y conserva tu intención.

Respira de forma consciente y regular. Centrar nuestra atención en la respiración nos devuelve al cuerpo, alejándonos de los pensamientos y llevándonos al fluir de la acción. Como dice el eslogan de Nike: "Just do it" (simplemente hazlo). Con este retiro de la mente consciente, permitimos que la información intuitiva fluya desde nuestro subconsciente hacia la experiencia.

Una vez que nos involucramos, nuestra actitud se convierte en acción. Si nuestra meta es aprender, el verdadero aprendizaje solo llega con la acción y la experimentación, y solo seremos capaces de aprender permaneciendo abiertos y receptivos. Nuestra tarea ahora es participar en el desafío del modo más poderoso posible. Nos hemos comprometido. Liberemos nuestra mente consciente y confiemos en el proceso.

La palabra de acción de este sexto paso es: CONFIAR.

 

PASO 7: EL VIAJE

En la fase de preparación, hemos reconocido el miedo y los diferentes tipos de motivación basados en él. Hemos obtenido otra visión desde la que actuar, basada en el amor. Esta nueva motivación ha cambiado nuestro enfoque de evasión por uno de aprendizaje y búsqueda, el cual agudiza nuestra atención en la tarea que nos ocupa.

En la fase de transición, nos hemos centrado en comprometernos plenamente con la acción.

Ahora, en la fase de acción, nos mantendremos mentalmente en la acción con la actitud más poderosa posible, desoyendo nuestra tendencia natural a buscar un escape y comodidad.

En el proceso de ESCUCHAR, aprendimos a liberar los sistemas de información subconsciente e intuitiva, inhibiendo y limitando las interferencias e intentos de intervención de la mente consciente.

En EL VIAJE, nos vamos a centrar en mantener la atención fija en el presente para encontrar comodidad y significado dentro del reto. Tenemos que aprender a mantener la atención centrada en el caos del presente, donde realmente nos es útil.

 

La competitividad de la vida. Mentalidad de destino vs mentalidad de viaje.

Desde pequeños, nos enseñan a ser competitivos y a valorar nuestros logros y resultados, poniendo el énfasis en un destino futuro y sacrificando el bienestar del presente. El guerrero es realista; sabe que la vida es un viaje. En vez de correr a ciegas hasta el siguiente destino, valora el viaje en sí mismo y vive conscientemente dentro de él. Con una mentalidad orientada al destino, nuestra atención se aparta del reto, desplazándose hacia el futuro. Si logramos permanecer centrados, no arruinaremos nuestro esfuerzo con la ansiedad provocada por la lejanía del destino.

Muchas veces nos decimos frases como: “cuando resuelva este problema, me pondré manos a la obra”. Sin embargo, esa “perfección” casi nunca llega; siempre hay algo. ¿Por qué no ponernos simplemente manos a la obra, haya o no haya caos? El guerrero sabe que nunca es posible deshacerse del caos, pues es parte de la vida. Lo que busca es encontrar una armonía interna dentro del caos y “bailar” con él. Al permanecer relajados y abandonar el comportamiento de deseo y esperanza, maximizamos nuestra efectividad para funcionar dentro del caos. La clave es aceptar la naturaleza caótica del reto o de la vida y dirigir hacia ella toda nuestra atención con una actitud de viaje.

Un guerrero no juzga el resultado de su esfuerzo como exitoso o fallido; su meta más elevada es aprender. Podemos temer fracasar o que nos genere ansiedad el tener éxito, pero con ambas actitudes perdemos atención y nos centramos en el destino. Uno de los síntomas más frecuentes de una mentalidad orientada al destino es el nerviosismo antes de enfrentarnos al esfuerzo del reto. El éxito o el fracaso no existen en el presente; solo existen el esfuerzo y la acción. El ego no sirve para aprender ni se siente a gusto en el caos; siempre intentará escapar de él y traerte de vuelta a la zona de confort, incluso si al hacerlo arruina tu esfuerzo. La mente consciente habita en el pasado o en el futuro, pero la inconsciente y el cuerpo actúan en el presente. Cuando la mente consciente empieza a pensar, abre un hueco entre tu cuerpo y tu mente inconsciente, y por ese hueco entra el miedo y se escapa la atención.

Si dirigimos nuestros esfuerzos con firmeza hacia el aprendizaje y el poder personal, seremos capaces de alcanzar nuestras metas más fácilmente. La mentalidad de viaje está basada en el amor y preparada para implicarse. Cuando amas el desafío y abrazas el caos, pones tu completa atención en él; estás en equilibrio con el fluir de la experiencia, no luchas contra él ni deseas acabarlo.

Además, si no mantenemos la atención en el presente durante cualquier experiencia, no la recordaremos, y la vida es también una acumulación de experiencias. Al permanecer dentro de la incomodidad del presente, la experiencia es mucho más rica e incluso se puede llegar a disfrutar del sufrimiento. El arte del proceso del viaje es mantener esa actitud incluso durante una actividad de cinco minutos.

 

Resumen y objetivos del paso 7 (El viaje). Armonía bajo presión.

Centramos la atención en el presente; no la desperdiciamos en el futuro ni en el pasado. Tenemos la costumbre de escapar de la incomodidad, de dejar que nuestra atención se escape desde el viaje hacia el destino.

Debemos mantener una intención inflexible. Asumir los factores estresantes, no luchar contra ellos. Encontrar comodidad en el caos, abrazándolo y bailando con él. Adaptarnos a las circunstancias continuamente cambiantes de la vida, adoptando un talante de valoración hacia el reto y el aprendizaje. Marcarnos metas que persigan el viaje y el esfuerzo, permaneciendo centrados en él.

Nuestro tiempo en la tierra es limitado y es un regalo y un milagro que estemos aquí. Todos los momentos importan: cómo vives cada día es cómo vives tu vida. Al ser conscientes de que moriremos, no nos aferramos a destinos insignificantes; prestemos atención a lo que importa: aprendizaje y crecimiento. El guerrero se esfuerza por asumir cada acción como si fuera su última "batalla" en la tierra. Su comodidad proviene de estar en contacto con sus valores más profundos: aprender de la experiencia, amar la vida y aumentar su poder personal, y sintiendo la alegría de esforzarse.

Cuando la atención divague, devuelve con resolución su atención a la tarea que tienes delante. La palabra de acción de este séptimo y último paso es: ATENCIÓN.

 

EPÍLOGO

Muchos de los mejores deportistas, cuando se les pregunta por su éxito y la motivación para mantenerse, la mayoría responde que es por el profundo amor por lo que hacen, es una motivación basada en el amor. Lo que surge de ahí y se centra en el presente está relacionado con el aprendizaje.

Nacemos y morimos, lo de en medio es un viaje, y experimentaremos una mayor armonía cuando nos integremos en su proceso positivo: el crecimiento. Vivimos en un mundo dinámico, si nos anclamos a una zona confort rígida, entonces estamos muriendo, lentamente, pero muriendo. Para seguir “vibrando” debemos implicarnos en la vida, asumir riesgos para aprender y crecer.

Aprender supone resolver problema tras problema, pasar de una oportunidad a otra.

Un guerrero se prepara para los riesgos, utiliza la atención para recopilar información, se retira a la posición de testigo, se centra en sí mismo para estar presente, analiza las consecuencias, pero se centra en las posibilidades. Si decide afrontar el reto se compromete incondicionalmente con el esfuerzo. Entra en un nuevo dominio, acompañado por un potencial no descubierto. Puede que en un momento le lleguen dudas y miedo, pero los disipa y permanece fiel a su intención de actuar, centrado en el presente, en el proceso (el viaje), y no en el resultado (destino). Nunca espera respeto, ni aprobación ni admiración, solo espera encontrar equilibrio y armonía dentro del caos y estar en paz consigo mismo.

 

FIN

 

Esto es todo. Recordad que todo lo anterior no son palabras mías; lo único que he hecho es hacer un resumen del libro “Guerreros de la Roca” de Arno Ilgner. Bueno, en realidad no solo es un resumen, sino también una adaptación, ya que el libro, como dije al principio, va enfocado a la mentalidad durante la escalada. Pero creo que se puede aplicar también a cualquier reto o desafío que nos propongamos, desde un entrenamiento duro o una competición, a cambios de hábitos alimenticios, a pasar del sedentarismo a hacer ejercicio, crear o sacar un negocio adelante, preparar unos exámenes, escribir un libro o a cualquier cosa que se os ocurra que os saque de la zona de confort. Y, como también dije, o a la vida misma en general, que es nuestro mayor desafío.

Si no queremos ser rebaño, tenemos que crecer; no se puede crecer sin aprendizaje, y no se puede aprender sin salir de la zona de confort. Espero que el artículo pueda ayudar a alguien, como a mí me ayudó el libro, a salir de la zona de confort con la mente puesta en el camino y no en el destino.

Cuando nos referimos a aprendizaje y conocimiento, no nos referimos a saber los afluentes del río Miño ni el nombre de los reyes Godos; eso hoy en día está al alcance de un clic. Nos referimos a aprendizaje y a aumentar nuestro poder ante la vida, aprendizaje basado en la experimentación y en la acción. Una buena idea sin acción posterior no sirve de nada. Y si al final no es una buena idea, es en los errores donde más se aprende. Cuando Thomas Edison fue preguntado por un periodista sobre los casi mil fallos que tuvo antes de dar con el invento revolucionario del filamento de tungsteno, le contestó: “No fracasé, solo descubrí 999 formas de cómo no hacer una bombilla”.

Todo lo anterior hasta ahora solo son palabras; leerlo y entenderlo es la parte fácil, aplicarlo es lo difícil. Hay que practicarlo día a día, no dejar de estar atentos. Incluso se puede releer el texto de vez en cuando, porque al final, el ego siempre tira para su sitio y, si no tiramos nosotros en la dirección contraria, volvemos a nuestro estado basal primigenio. Pero hay dos cosas buenas: 1) según salimos de la zona de confort, ya crecemos y el estado basal ya nunca es el anterior, y 2) el crecimiento no tiene límites; podemos seguir haciendo esto hasta el infinito, no hay destino.

Nos vemos en el camino.

avatar
Curro Clavero

Dietista-Nutricionista

Subscríbase a nuestra Newsletter

Si me dejas tu e-mail te mantendré informado/a cada vez que haya alguna novedad con información que podría interesarte (nueva entrada en el blog, etc.). Además recibirás una guía gratuita sobre cómo hacer una buena compra en el Súper

Únase a nuestro canal de Telegram

En nuestro canal de Telegram le mantendremos informado acerca de las actualizaciones de este sitio web. Asimismo recibirá valiosos consejos sobre salud y nutrición.

https://t.me/Canal_Curro_Clavero

Artículos anteriores

Comida natural vs. Comida industrial
Nutrición

20/03/2023